Brass Birmingham: Los errores de principante más comunes

Brass: Birmingham castiga menos que su predecesor, Brass: Lancashire. Al poder construir más industrias y tener más opciones, es menos probable quedarse atascado o cometer un error grave que nos hunda desde el comienzo de la partida. Pero este toque más suave también hace más difícil darnos cuenta de nuestros errores.

Construir demasiadas minas de carbón, no desarrollar industrias o no darle a la cerveza la importancia que se merecen son algunos de los errores más frecuentes entre principiantes. Explico el porqué de estos errores y cómo evitarlos en este artículo.

DEMASIADO CARBÓN

Quizás sea por poner cubos o porque son fáciles de entender, pero los principiantes construyen demasiadas minas. Los ingresos del carbón son útiles para compensar nuestros primeros préstamos. Sin embargo, las minas dan pocos puntos y no forman una estrategia definida.

Hay que entender el carbón como una industria de apoyo. Es barata, necesaria para construir ferrocarriles y una buena forma de asumir el coste de las algodoneras. Al fin y al cabo, reducir el coste del carbón también es beneficioso para el resto de jugadores. Podrán aprovecharlo para construir industrias más avanzadas que den más puntos que nuestra mina.

Los novatos harán bien en evitar poner demasiado carbón en la segunda era. Los ingresos que obtenemos al dar la vuelta a la ficha son poco relevantes pero el carbón barato es indispensable para construir ferrocarriles. Hemos de evitar la trampa de gastar nuestras acciones en acciones que permitan a otros crear un imperio ferroviario. El principal motivo para construir carbón en la parte final del juego son los ingresos de vender al mercado si éste se encuentra casi vacío.

Por último, no construyas tu primera mina en Redditch. No existe un canal entre esta ciudad y Birmingham. También hay un mercado a cada lado, lo cual hace poco probable que nadie gaste tu carbón. Recuerda que sólo se puede construir una industria por ciudad en la era de los canales así que no podremos construir la mina y la fundición a la vez.

CERVEZA INSUFICIENTE

Por el contrario, los novatos no suelen dar a la cerveza el peso que se merece. Las cervecerías son la industria más importante del juego. Hacen falta para darle la vuelta a las demás industrias y para construir dos vías con sólo una acción. Por si no fuera suficiente, son extremadamente eficientes. Todos los jugadores deberían luchar por ellas.

Compara su coste y valor en puntos con el de otras industrias. Valen casi los mismos puntos pero son más baratas, exigen hierro en vez de carbón y no necesitamos una acción de venta para darlas la vuelta. ¡Ni siquiera necesitamos conectarnos a nuestras cervecerías para aprovecharlas!

Intenta aprovechar toda la cerveza disponible. Sí, esto beneficia a tus oponentes, pero si no te la llevas tú, ya lo harán los demás. En cada partida sólo se puede poner una cantidad limitada de cerveza y siempre queremos más. Por ello, intenta construir tus cervecerías justo cuando vayas a utilizarlas.

Aún así, no podemos olvidarnos del resto de industrias. Es difícil ganar sólo con cervecerías cuando todos los jugadores han cogido su parte del pastel. Y, en cuanto los enlaces ferroviarios más eficientes hayan desaparecido, el algodón, la alfarería y las manufacturas van a ser la mejor forma de consumir nuestro licor. No hay que olvidar que las casillas de mercader vienen con cerveza. No dejes pasar la oportunidad de aprovecharlas.

DESARROLLO

Desarrollar es la acción más infravalorada de Brass. No es evidente a primera vista por qué es beneficioso quitarse las industrias de menor nivel, sobre todo teniendo en cuenta las escasísimas acciones de las que disponemos a lo largo de la partida. Yo creo que, principalmente, hay dos motivos para desarrollar industrias.

El primero es que el desarrollo nos permite colocar industrias de mayor nivel en la era de los canales. Sólo las industrias de nivel I desaparecen entre era y era así que una industria de nivel II o superior puntua dos veces. Conseguir diez puntos por algodonera o cervecería es potente y también nos permite aprovecharnos de sus valores de enlace una vez más.

El segundo motivo por el que desarrollar es que las industrias de mayor nivel son más eficientes. Al contrario que otros juegos económicos, la mayor limitación de Brass no es el dinero ni las cartas, sino el tiempo. Si bien el incremento en coste es importante, la eficiencia merece la pena.

El mayor inconveniente del desarrollo es el consumo de hierro. Es difícil no regalarle a otros jugadores la oportunidad de construir una fundición rentable. Aún así, acabaremos por arrepentirnos si no desarrollamos industrias en los primeros turnos del juego. No poder construir un tipo de industria en la era del ferrocarril restringe nuestros movimientos y algunas industrias, como la manufactura, dependen del desarrollo para ser aprovechadas al máximo.

FERROCARRILES

Un enlace por ferrocarril raramente vale menos de 4 puntos y, con frecuencia, 8 o más. Esto hace que la acción de doble construcción sea la más eficiente del juego, incluso si tenemos que pedir préstamos o retrocedemos en el orden de turno. Uttoxetter, Worcester y Birmingham son zonas especialmente potentes en este sentido. Cabe decir que el poder de los ferrocarriles no se aplica a los canales, que valen muchos menos puntos.

En Brass Lancashire, la acción de doble construcción era potente hasta casi romper el equilibrio del juego. Era lo mejor que podías hacer y sigue siéndolo en Birmingham. El coste de la cerveza no ha mellado en absoluto su eficiencia. Es algo a tener en cuenta desde los últimos turnos de la era del canal.

No hay que tener miedo a construir agresivamente. Intenta aprovechar las cervezas del tablero o construye tú mismo una cervecería. Y, si puedes, vuelve a hacerlo un turno después. Conseguir acceder a los puntos claves del tablero es importante, con el tiempo los enlaces buenos se agotan y habrá que construir industrias.

Construir ferrocarriles es tan importante que creo que es el motivo principal por el que gano tanto. Incluso si cometemos un error en la era de los canales es muy fácil remontar aprovechando la cerveza de los demás. Intenta evitar que nadie se quede sólo en una sección del tablero y construye vías hasta que el coste lo haga inviable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *