Críticas de videojuegos y juegos de mesa por el crítico Erik Twice. ¿Qué opina del juego del momento? ¿Y de ese clásico tan olvidado? Leelo aquí.

República de Roma ★★★★★

República de Roma es largo, duro y dominado por el azar. No tiene ni cinemáticas ni texto de ambientación, eligiendo cubrirse en su lugar de tablas y un manual cual una guía telefónica. Y, pese a ello, es uno de los juegos más inmersivos, temáticos y emocionantes dentro y fuera de su género. Es el ejemplo perfecto de cómo unas buenas mecánicas son capaces de crear una narrativa inolvidable.

Continue reading »

Riftforce ★★★

En Riftforce se lucha por poder y control. Cuando la magia irrumpió en el mundo y los elementales comenzaron a despertar de su letargo, diez gremios trataron de dominar esta nueva fuente de fuerza. En este juego de gestión de manos y estrategia, prevalecer sobre nuestros oponentes exigirá todo nuestro ingenio y la comprensión de las sutilezas inherentes a cada facción.

Continue reading »

Indiana Jones and the Fate of Atlantis ★★★

Puede que las aventuras de Indiana Jones desaparecieran de la gran pantalla tras la tercera película, pero el arqueólogo siguió en activo en el mundo de los videojuegos. Una de ellas, publicada por primera vez en 1992, sigue destacando incluso a día de hoy. Indiana Jones and the Fate of Atlantis es una aventura gráfica de Lucasarts, creadores de Manic Mansion y Monkey Island, y que captura a la perfección el espíritu del héroe cinematográfico.

Continue reading »

El Señor de los Anillos ★★★★

El Señor de los Anillos no trata sobre una guerra. En el fondo, ni siquiera es una historia sobre elfos, orcos ni magos sino una novela sobre el sacrificio y la amistad. La adaptación lúdica de Reiner Knizia es el único juego que reconoce este hecho. A través de sus mecánicas, refleja el duro viaje del libro y demuestra cómo sólo la cooperación y la valentía podían vencer ante tal desafío.

Continue reading »

High Society ★★★

Reiner Knizia no es un diseñador conocido por sus temáticas. La mayor parte de sus juegos apenas se molestan en justificar su ambientación y son, con razón, considerados juegos abstractos. Pero Knizia también tiene un lado satírico. En High Society, su clásico de 1995, tomamos el rol de ricachones decadentes dispuestos a sacrificarlo todo en pos del estatus, la extravagancia y las apariencias.

Continue reading »

1 2 3 9